¿Qué son las vitaminas y que función cumplen?

Nuestro cuerpo asimila los alimentos y los transforma en energía indispensable para la vida. Este proceso se denomina metabolismo. El metabolismo de por sí es lento y las enzimas que genera nuestro cuerpo se encargan de acelerarlo. Para funcionar dichas enzimas requieren de coenzimas. Estas coenzimas que el organismo necesita, son las vitaminas y minerales. Es decir, que las vitaminas y minerales resultan indispensables para que todas las funciones del organismo se cumplan.

Las vitaminas en las frutasLas vitaminas y minerales son sustancias que no son producidas por el organismo, excepto la vitamina K y la D, por lo tanto deberán proveerse a través de los alimentos o en forma de suplemento.

Seguramente escuchó muchas veces diferentes comentarios sobre las vitaminas y los minerales y sus efectos sobre el organismo.
De hecho, alrededor del tema hay ciertas creencias como:

– Que su salud estará bien protegida si aumenta su consumo habitual;
– Que su falta puede causar ciertas enfermedades, algunos tipos de cáncer, envejecimiento prematuro de las células y debilitamiento de las defensas del organismo;
– Que su carencia hace que las personas se sientan más débiles y cansadas.

Sin embargo, pocos saben realmente qué son, de dónde y cómo obtener estos nutrientes vitales.

¿Cuáles son los factores que contribuyen a la deficiencia de vitaminas?

– La ingesta de ciertos medicamentos en forma prolongada como son los antibióticos y algunos antihipertensivos.
– Alto consumo de alcohol.
– Los cigarrillos.
– Falta de exposición a la luz.
– Algunas enfermedades que impiden la absorción en el intestino.
– La vida hiperactiva con mucho estrés y tensiones.

¿Quiénes son los que más requieren de un buen aporte de vitaminas?

El ritmo de vida actual impone la necesidad de contar con una buena dosis diaria de dichos nutrientes principalmente aquellos hombres y mujeres que se encuentren en la siguiente situación:

– Que no consumen alimentos en forma variada o lo hacen en cantidades inadecuadas;
– Que tienden a saltear comidas o a hacerlas muy ligeras como son el desayuno y el almuerzo.
– Que llevan una vida hiperactiva, intensa y viven en continua situación de estrés y tensión por sus ocupaciones;
– Que llevan una vida bastante sedentaria, con desarrollo del trabajo intelectual, lejos de la luz natural y en contacto permanente con contaminantes de la ciudad;
– Que consumen ciertos fármacos durante un período prolongado o llevan dietas especiales.
– Que padecen alguna enfermedad que impide el consumo, absorción, metabolismo y utilización correcta de los nutrientes.
– Fumadores.

¿Cuáles son los alimentos ricos en vitaminas?

Vitaminas en alimentosAnte todo procurar que la dieta sea variada, es decir, incorporar todos los grupos de alimentos como son: los lácteos, carnes y huevos, vegetales y frutas, cereales, legumbres, harinas y derivados y las grasas y azúcares. Éste último grupo debe ser incorporado con moderación ya que son alimentos con alta densidad calórica y el exceso puede terminar en un sobrepeso u obesidad. El único alimento de este grupo que no puede faltar y debe ser incorporado diariamente en las comidas, es el aceite ya que aporta vitamina E, antioxidante por excelencia, y ácidos grasos esenciales.

Cada uno de los grupos de alimentos aporta vitaminas y minerales diferentes, todos esenciales para que nuestro organismo pueda realizar sus funciones. Por lo tanto, es importante que sean incorporados en la alimentación diaria y a la vez variar los alimentos dentro del mismo grupo. Por ejemplo, no consumir solo manzanas sino incluir también peras, mandarinas, bananas, naranjas, duraznos, frutillas, etc.

No olvidarse de los cítricos que son excelente fuente de vitamina C. De la misma manera hacer con los vegetales: no quedarse en el tradicional “lechuga y tomate” o “papas fritas”, probar acelga, espinaca, brócoli, espárragos, ricos en ácido fólico; zapallo, zanahoria, batatas, ricos en betacarotenos; coliflor, repollos, ricos en antioxidantes, remolacha, chauchas, zapallitos, etc.

Incorporarlos en diferentes formas de preparación para evitar la monitonía: en ensaladas crudas o cocidas, budines, tartas, tortillas al horno, combinadas con pastas o legumbres, en guisos o en cualquier otra preparación que se quiera ofrecer.

Con las carnes igual: no pensar solo en las carnes rojas o el pollo; el pescado tiene muchas virtudes como son el aporte de ácidos grasos w3, fósforo y bajo colesterol.

Los lácteos, los especiales del calcio. Desayunar y merendar ¿otra vez café con leche? Salir un poco de la monotonía y elegir yogur, hoy con gran variedad en sabores, con cereales, frutas, para beber, batidos, fortificados con vitaminas y minerales; los quesos con sus diferentes texturas, como postre, en las comidas o con pan y galletitas. Si no le gusta la leche intente con postres caseros o comerciales como arroz con leche o flan, salsas a base de leche como la salsa blanca, etc.

En cuanto al grupo de cereales, elija preferentemente los integrales ya que conservan más vitaminas como ser las del complejo B; varíe los panes seleccionando los integrales y aprovechando los que vienen fortificados al igual que los copos de cereal…y no se olvide de las lentejas, los porotos de soja, ricos en hierro. Acuérdese que este hierro, no hemínico, se aprovecha mejor con vitamina C.