Vitamina C en alimentos

¿Qué es el retinol o Vitamina C?

La vitamina C o ácido ascórbico es un nutriente esencial. El hombre es uno de los pocos exponentes del reino animal que no posee la capacidad metabólica para producirla a partir de la glucosa y en consecuencia depende exclusivamente de la que ingiera a través de la dieta.

¿Cuáles son las funciones de la Vitamina C?

Vitamina C en alimentosPrácticamente todas las células necesitan vitamina C y por eso la concentración en todos los tejidos es muy alta. Sin embargo, solamente es necesario consumir una pequeña cantidad todos los días para reponer la que se ha desgastado en el metabolismo.

A continuación se exponen cuáles son las funciones más importantes de la vitamina C en nuestro cuerpo:

– Anti-oxidante: ayuda al sistema inmunológico y protege contra infecciones.

– Inhibe la formación de nitrosaminas: posibles carcinógenos.

– Protege contra la contaminación del ambiente.

– Reduce el efecto de substancias que producen alergias.

– Esencial en la formación de colágeno: substancia necesaria en la formación de la piel, y de los tejidos conectivos de huesos, cartílagos, y tendones. (Muchas cremas para la piel de la cara contienen Vitamina C).

– Activa en la formación de glóbulos rojos.

– Aumenta la absorción del Hierro.

– Ayuda en la producción de hormonas anti-tensinas.

– Fortalece los vasos capilares (vasitos sanguíneos) y ayuda en la curación de heridas y quemaduras. (Reparación de tejidos dañados).

– Ayuda en las funciones de las glándulas ADRENALES.

– Mantiene encías sanas.

– Puede reducir los niveles de colesterol.

– Reduce la presión sanguínea alta.

– Una de las vitaminas que previene contra la arteriosclerosis. (Depósitos acumulativos de grasas en el interior de las arterias, lo que tupe y/o endurece las arterias, conductivo a presión alta, angina de pecho o a un ataque cardiaco).

¿En qué alimentos se encuentra?

La vitamina C o ácido ascórbico se  encuentra en frutas cítricas en general como la naranja, tomate y vegetales de hoja verde.

¿Cuáles son las consecuencias de su carencia?

La deficiencia severa de vitamina C se denomina escorbuto, enfermedad muy grave que padecían los marineros en las largas travesías por falta de vegetales frescos, especialmente de cítricos.

¿Puede ser tóxica en altas cantidades?

El ácido ascórbico es una vitamina hidrosoluble que no tiene reservas corporales. Es decir, que la cantidad que se ingiere en exceso se pierde a través de la orina pero si no se ingiere lo suficiente se corre el riesgo de su deficiencia.

La vitamina C según edad, embarazo y lactancia

Lactantes:
0 a 0,5 años 475 mg RE
0,5 a 1 año 475 mg RE

Niños:
1 a 3 años 500 mg RE
4 a 6 años 600 mg RE
7 a 10 años 800 mg RE

Varones:
11 a 14 años 1000 mg RE
15 a 18 años 1000 mg RE
19 a 24 años 1000 mg RE
25 a 50 años 1000 mg RE
51+ 1000 mg RE

Mujeres:
11 a 14 años 900 mg RE
15 a 18 años 900 mg RE
19 a 24 años 900 mg RE
25 a 50 años 900 mg RE
51+ 900 mg RE

Embarazo:
900 mg RE

Lactancia:
Primeros 6 meses 1400 mg RE
Segundos 6 meses 1300 mg RE

La Vitamina “C”, un poderoso antioxidante

La vitamina C actúa como una especie de conservador de nuestras moléculas, puesto que los llamados radicales libres, son especie de ladrones que roban electrones de moléculas sanas de nuestro cuerpo y durante este proceso pueden dañar la membrana de una célula y su material genético.

Los antioxidantes como la Vitamina C ofrecen a los radicales libres sus propios electrones preservando así más tiempo sano a nuestras células.

Cabe señalar que dichos radicales libres son producto del proceso natural de envejecimiento de nuestro cuerpo, de ahí que haya quienes piensen que la Vitamina C ayuda a retardar el daño que sufren nuestras células por el paso del tiempo.

Sin embargo, como lo advierten estudios recientes, y valga aquí el dicho de que todo abuso es malo, también el consumo excesivo de esta vitamina puede crear problemas a nuestras células, e incluso dañar su material genético, es decir, causar daños al ADN.

Es por ello que, como cualquier nutriólogo lo recomienda, antes que acudir a fármacos o pastillas que contengan Vitamina C, es mejor llevar una dieta balanceada rica en frutas y vegetales, pues esto siempre será mejor que tomarse una alta dosis de cualquier vitamina. El estudio menciona que la dosis de vitamina C es de 60 miligramos, aunque precisa que arriba de los 250 miligramos, aún puede absorberlos el cuerpo con seguridad.

Además en diversos estudios muestran el importante papel que tiene la Vitamina C en la prevención del cáncer, sobre todo en los casos de esófago, estómago y páncreas; así como cánceres de útero, recto y mama. De ninguna manera, la Vitamina C es el remedio contra la vejez o el propio cáncer, pero sin duda es un elemento que no debe faltar en la dieta de cualquier ser humano que pretenda vivir más sanamente.

Sin Comentarios

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar